Rss Feed
Tweeter button
Facebook button
Technorati button
Reddit button
Linkedin button
Webonews button
Delicious button
Digg button
Flickr button
Stumbleupon button
Newsvine button
Youtube button

Noticias y contenidos falsos

Noticias falsas y su impacto en el mundo.

Es una costumbre (lastimosamente) de casi todas las personas compartir cualquier información que le llega de: algún contacto, de alguna fuente sin confirmar o directamente algo que encontró al azar en alguna de sus visitas web mediante los buscadores.

 

¿Pero qué hay detrás de este tipo de información?

Algunas veces llamadas noticias falsas o “fake news”, existen sitios dedicados a generar noticias ficticias no precisamente cambiando o alterando el sentido de una noticia, sino creando noticias vacías, sin ningún sustento ni investigación real, solo atractivas; se genera el contenido para lograr tener visitas y obviamente lograr de esa manera ingresos económicos por el tráfico de visitas que eso conlleva. Se inventan: muertes de personalidades, acciones realizadas por personajes, avisos de desastres posibles, contaminación por esto u otra sustancia en el hogar,  hechos que ocurren en ciertas zonas conocidas, accidentes, separación de grupos famosos, entre otras miles de cosas posibles; que en nada contribuyen a la credibilidad de la Internet.

La información falsa, así como también “la desinformación” de las masas, es una manera incluso hasta de influir ideológicamente en la gente para motivar adhesiones o posturas contrarias en un ámbito político concreto.

Otras veces simplemente es un juego de personas que tienen mucho tiempo como para idear contenido creíble por el solo hecho de compartirlo y viralizarlo, sin ninguna ganancia real.

Pero no solo existen noticias falsas sino los vídeos falsos están a la orden del día, principalmente en Youtube, en el que hay mucha gente ganando cientos o quizás miles de dólares por este tipo de contenido, gracias a nosotros.

Según estudios “de fuente confiable” la gente comparte casi cualquier cosa de interés, sea de contenido real o falso, teniendo en cuenta la división en 3 partes de un contenido estándar.

El título, la introducción y el cuerpo. Obviamente el título o encabezado es el que atrae a la mayoría, luego si la introducción convence, el contenido “ya es lo de menos”, incluso el final de esa historia puede ser hasta ridícula. Si dividimos nuevamente el cuerpo en párrafos, el primer párrafo lo leen muy pero muy pocas personas, y así sucesivamente pasamos al segundo párrafo con casi nula lectura, etc.; por lo tanto generar y compartir noticias falsas es relativamente sencillo.

Facebook y WhatsApp

Ni hablemos de las redes sociales y aplicaciones de mensajería. En Facebook la gente comparte cualquier cosa y ni qué decir de lo que nos pasan día a día en los grupos en WhatsApp: noticias, vídeos, historias, recomendaciones y comentarios que rayan a lo ridículo, y la gente igual lo comparte; generando tráfico de datos innecesarios, perdida de tiempo al grupo, etc.; la persona que comparte cosas falsas (sin querer) hasta incluso puede llegar a perder credibilidad como “fuente confiable” y las próximas veces sus cosas compartidas, incluso hasta reales, pasan inadvertidas.

¿Qué podemos hacer?

Por ejemplo, si recibimos una información de que mañana será el día más caluroso del año y nos recomiendan hacer esto u otra cosa; sencillo, busquemos algún sitio confiable del pronóstico del tiempo, y nos daremos la sorpresa de nuestras vidas al cotejar una información que nos comparten sin fuente confiable con solo entrar y verificar en fuentes confiables!

Y así en lo posible, antes de reenviar una información, hagamos un pequeño análisis de qué tan real parece ese contenido, y mejor aún, hagamos preguntas sencillas:

  • ¿es una fuente confiable?
  • ¿es un estudio investigativo mínimamente sustentable?
  • ¿tiene un final coherente?
  • ¿pertenece a mi país?
  • ¿interesaría esta información a mi grupo?

Normalmente nadie firma el artículo o bien compartimos noticias provenientes de otros países como si fueran nuestras.

Si no somos parte de la solución, tampoco seamos parte del problema.

No estoy pidiendo que filtremos todas las noticias porque eso sería imposible, pero podemos  hacer un juicio de valor mínimo, y si no tenemos tiempo para analizar una noticia y ver si puede ser real o falsa, bueno tampoco tengamos tiempo para compartirla!

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*



*